domingo, febrero 06, 2005

Este es el tiempo preciso que viene
contando los pasos que diste
el día en que tomaste esa decisión.
Quisiste jugar a ser mujer y tonta,
no te diste cuenta de que aún eras una niña
y que nada tenías que hacer con él.

Ahora mira las consecuencias. Llorar está prohibido,
al menos en este lugar,
¿no ves el silencio que te rasguña la espalda
mientras atoras en tu garganta las palabras que nunca nadie oirá?


Fue tu decisión, este es tu camino
y bajo tus pies la textura de la tierra
cambia con cada segundo que intentas borrar.

¿No ves tus pasos por delante?
Sólo miras tu pasos, los de atrás.
Gritas, te sientes valiente, rebelde como siempre
porque hiciste lo que no esperaban los otros.

Ya basta, calma.
Este es el tiempo,
tiempo de arrepentirte,
pero no de llorar.

4 comentarios:

catching dreams dijo...

MIL GRACIAS!
Te extrañaba, poco más que un montón.
serán las 6:30 am o la melancolía, pero estás por arrebatarme lágrimas después de la senda sonrisa.

un millón de abrazos de regaliz

catching dreams dijo...

feliz después de haberte vuelto a recorrer completa... ahora me has dado a probar un pequeño sorbo más... a veces creo que te encanta dejarme de este modo... y ambos sabemos seguiré esperando.

abrazos múltiples

efraín dijo...

bueno... nuestro primer contacto es un comentario, y una primera y cariñosa divergencia: mi opción es al revés, llorar y llorar -para que salga lo que puede pudrirse-, pero no arrepentirse de nada. recuerdas aquello del viaje a Ítaca? sin cíclopes, sirenas y naufragios, no hay viaje que valga... por lo demás, todo eso se nos queda tatuado, y quien mira hacia atrás queriendo desandar caminos, se convierte en estatua de sal.
salud, cronopia!!!

Anónimo dijo...

Por mi parte, pienso que no cometio un error con eso.... Vamos, si se puede, no todo es tan malo como parece y usted sabe bien a lo que me refiero.... saludos d Nekoyashita